Cortos finalistas

Gott Isch

Gott Ist Schon Weg, que traducido sería algo como Dios ha marchado. Así comienza este cortometraje en el que encontraremos un repaso histórico, sociológico y ecológico de la historia de la humanidad centrándose en un punto concreto de la Tierra. Un repaso muy rápido pero más que suficiente para plasmar lo que sería del todo necesario e imprescindible en este momento y en cada uno de los momentos futuros hasta que se convierta en: la Revolución ecológica y, en consecuencia, la revolución económica, social y, como no, política.

La partida

Con un ir y venir de la Guerra Civil española en la actualidad, La partida, nos muestra cómo todavía hay muchos paralelismos entre la posición ética de los opresores y la posición ética de los oprimidos, entre los cuerpos de represión en guerra, y los cuerpos de represión en democracia. Un alzamiento militar que aún hoy en día está por resolver. Un golpe de estado que exterminó cualquier intento de revolución agraria, de revolución de género, de revolución obrera y social, en definitiva, de cualquier cambio estructural establecido.

Lina

Lina es una niña de nueve años que ha descubierto el amor. Pero estar enamorada implica tristeza o felicidad? El amor es esperanzador o por el contrario supone una lucha constante a encontrarse con lo que aún no sabe? Tendrá que hacer sola la revolución en contra de la sociedad que no la entenderá, o por el contrario la sociedad aceptará su amor sin juzgar? Serán sus padres capaces de aceptar sus sentimientos, su obsesión? Lina puede convertirse en una futura revolucionaria, o quizás no si la sociedad es capaz de no juzgarla.

Stalingrado


Un hombre ya mayor y dependiente. Una chica latinoamericana lo cuida. La hija del hombre mayor tiene el poder de decidir el futuro de su padre. Pero, un hombre que lleva una gorra con una estrella roja de cinco puntas, puede dejarse dominar? Si él ha hecho la revolución, o cree que lo ha hecho, no puede rebelarse contra lo que no quiere para su propia vida? Hacer una revolución, sin embargo, implica forzosamente ir en contra de la voluntad de alguien. ¿Qué piensa la chica que lo cuida sobre las intenciones del hombre mayor? Ella también se encuentra en una posición de inferioridad …

What’s behind that door

Probablemente ninguna de las revoluciones que se han vivido a lo largo de la historia han tenido el resultado que la misma revolución esperaba. Gracias a ellas se han movido cementos, se han cuestionado estructuras inamovibles, han cambiado la ideología y, a veces, el pensamiento de toda una época, pero difícilmente el resultado ha supuesto una sociedad más equilibrada. Tal vez la revolución, para ser realmente efectiva, tendría que empezar primero en nuestro entorno más inmediato para luego poder traspasar todas las puertas que hicieran falta.